26 jun. 2012

La Epicondilitis o Codo de Tenista [Lesiones]





La epicondilitis, conocida también como codo del tenista es una patología caracterizada por dolor en la cara externa del codo, en el epicóndilo lateral que es la prominencia ósea más externa del codo, situada en la cara externa de la paleta humeral, como resultado de una tensión mantenida o por sobreesfuerzos repetidos. 

Aunque es denominada “codo del tenista”, esta patología no se restringe a los jugadores de tenis. Las molestias ocasionadas por la hiperextensión del codo, de cualquier causa, se pueden clasificar como epicondilitis.





Otras denominaciones del codo de tenista son epicondilosis lateral, epicondilalgia lateral, o simplemente dolor lateral del codo, Cualquier persona que realice trabajos que impliquen movimientos repetidos de antebrazo, codo y muñeca es susceptible de sufrir “codo de tenista” Por lo general se reconoce a Runge como el primero que describió esta dolencia en 1873.  El término médico epicondilitis lateral se usa para diferenciarla de la epicondilitis medial, también llamada epitrocleitis.

Concretamente esta lesión es provocada por una tendinitis del tendón común de "Origen" de los músculos del grupo extensor y lateral del antebrazo que son los siguientes:

a) Mm. Extensor Radial largo y corto del carpo. (1er y 2do Radial)

b) M. Extensor común de los dedos.

c) M. Extensor del meñique.

d) M. Extensor Cubital del Carpo.

e) M. Supinador.




Por ende las funciones de estos musculos se ven afectadas como son: La Supinación (Art. Radiocubital) La extensión o flexión dorsal de la muñeca (Art. RadioCarpiana o Muñeca) la extensión o separación de los dedos asi como también la extensión del antebrazo sobre el brazo.
  • Sintomas: 

  • Dolor en la parte externa del codo, sobre el epicóndilo lateral, o sea el externo
  • Dolor e impotencia funcional con los movimientos de agarre con la mano, o de empuñamiento o aquellos que solicitan de la muñeca una extensión activa o de los dedos de la mano, o movimientos de abducción y adducción forzadas de la muñeca, contra resistencia o con carga en la mano.
  • Dolor a la palpación de la zona epicondílea y con acciones simples como elevar una botella o una jarra o tomar una taza de café, o en deportes, al tomar el bate de “baseball”
  • El dolor suele ceder durante la noche.
  • Sin ningún tratamiento puede llegar a cronificarse y su tratamiento ser más complicado, dificultándose su curación.
  • No suelen referir clínica acompañante de origen neurológico, pero si la irradiación del dolor hacia el brazo y el antebrazo.





Exploración Clínica:

El diagnóstico es meramente clínico, siendo muy sugerentes los síntomas y signos que refiere el paciente. La exploración radiológica mediante rayos x raramente demuestra alguna anormalidad.

-Al palpar sobre la zona del epicóndilo el paciente sentirá dolor

-Al Indicar al Paciente que realize una flexión dorsal de la mano y aplicando una resistencia deberá sentir dolor y cualquier acción que ponga en tensión la musculatura epicóndilea.

Tratamiento: 



  • Con fisioterapia, el ultrasonido se puede utilizar para reducir la inflamación y para promover la producción del colágeno aunque la evidencia actual para su eficacia es poco concluyente. La terapia manual y en especial el masaje tipo Cyriax , es una parte importante del tratamiento; y puede tomar la forma de la realización alternativa de movilizaciones/manipulaciones del codo o de movilizaciones del tejido fino del músculo del extensor.

  • La movilización del nervio puede también podría ser provechosa si el fisioterapeuta encuentra una prueba positiva de la tensión del nervio en su recorrido. El nervio superior más común del miembro encontrado para ser sensible en esta patología es el nervio radial.

  • Antiinflamatorios no esteroideos (aines): ibuprofeno, naproxeno o la aspirina asi como la utilización de inmovilizadores y  coderas durante 2 ó 3 semanas, si el tratamiento conservador (Aines y Fisioterapia) falla, esta indicada la cirugía.

Un estudio ergonómico del trabajo o del puesto de trabajo de todos aquellos pacientes afectados de esta patología a consecuencia de movimientos repetitivos en su puesto de trabajo, podría dar con la clave de la curación.

Por último la mayoría de los pacientes mejora con el tratamiento no-quirúrgico, llegándose a una alta tasa de curaciones. Y en la mayoría de los intervenidos se demuestra una franca mejoría de sus síntomas.








Ejercicios de Recuperacion