5 ene. 2012

Aprende a Controlar la Hipertensión Arterial


Las enfermedades cardiacas y los infartos son una de las principales causas de muerte en la sociedad desarrollada. Muchas son las causas que provocan este tipo de enfermedades, y por ello y para evitarlas es necesario seguir una vida sana. Nosotros queremos ahondar más en este tema y por ello vamos a detenernos en una de esas causas, la tensión arterial. Por ello vamos a ver algunas de las causas que provocan una tensión arterial alta, ya que no todas son relativas a la alimentación.

Es cierto que seguir una alimentación saludable en la que el colesterol ocupe un papel secundario es esencial para mantener una buena tensión. Junto a esto el sobrepeso es un gran problema y detonante de tener una presión arterial alta. Esto se debe a que las cantidades de grasa que tenemos en el organismo son mayores, lo que provoca una obstrucción parcial de las arterial haciendo que la presión de las mismas sea mucho mayor. Por eso al perder peso la tensión se vuelve a recuperar. 

Pero no todas las causas se deben a nuestros hábitos, sino que existen otros motivos como la herencia genética, y es que si nuestros padres han padecido hipertensión nosotros tenemos el doble de posibilidades que el resto de las personas a padecerlo, y es que el cuerpo está predispuesto a tener una tensión elevada. Por eso estas personas deben estar al tanto de este suceso y hacerse controles habituales para mantener a ralla la tensión.
El sexo es otra de las variables a tener en cuenta a la hora de hablar de tensión arterial, y es que los hombres tenemos mucha más predisposición a tener una tensión elevada, pues las mujeres a causa del cambio hormonal que se produce a causa de la menstruación regulan y controlan mucho más la presión arteria, teniendo muchas menos posibilidades de padecer una enfermedad cardiaca. Pero con la menopausia los riesgos aumentan, por lo que el control debe ser constante.

La edad y la raza son otras de las variables a tener en cuenta, y es que a medida que pasan los años la circulación sanguínea aumenta, con lo que la tensión arterial es mayor y con ella el aumento de enfermedades cardiacas. Por ello es esencial que nos controlemos a medida que pasan los años. La raza es algo también a tener en cuenta, y es que las personas de raza negra tienen más posibilidades de padecer hipertensión que el resto, por lo que deben tener mucho más cuidado y control.

Es importante que tengamos siempre presentes estas variables para así poder descartar cualquier riesgo que haya entorno a nosotros a la hora de padecer una enfermedad cardiaca. Ante todo, y la base de todo es controlar la presión arterial combinando unos hábitos de vida saludables con ejercicio.