4 feb. 2012

Sistema Óseo (Huesos) [Generalidades]


 El esqueleto o sistema óseo está formado por un conjunto de huesos y articulaciones entre sí,

Los Huesos: Son un órgano firme, duro y resistente, está compuesto principalmente por tejido óseo, un tipo especializado de tejido conectivo constituido por células y componentes extracelulares calcificados, también poseen cubiertas de tejido conectivo (periostio) y cartílago (carilla articular), vasos, nervios, y algunos contienen tejido hematopoyético y adiposo (médula ósea).


La constitución general del hueso es la del tejido óseo. Si bien no todos los huesos son iguales en tamaño y consistencia, en promedio, su composición química es de un 25% de agua, 45% de minerales como fosfato y carbonato de calcio, y 30% de materia orgánica, principalmente colágeno y otras proteínas.

Así, los componentes inorgánicos alcanzan aproximadamente 2/3 (65%) del peso óseo (y tan sólo un 35% es orgánico).
Los minerales de los huesos no son componentes inertes ni permanecen fijos sino que son constantemente intercambiados y reemplazados junto con los componentes orgánicos en un proceso que se conoce como remodelación ósea.


Su formación y mantenimiento está regulada por las hormonas y los alimentos ingeridos, que aportan vitaminas de vital importancia para su correcto funcionamiento.

Sin embargo, no todas las partes del cuerpo tienen este tipo de tejido, como el pene, orejas, senos y nariz.

Es un tejido muy consistente, resistente a los golpes y presiones pero también elástico, protege órganos vitales como el corazón, pulmones, cerebro, etc., asimismo permite el movimiento en partes del cuerpo para la realización de trabajo o actividades estableciendo el desplazamiento de la persona. Forma el aparato locomotor originando la estructura ósea o esqueleto.

Es también un depósito de almacenamiento de calcio y fósforo del cuerpo.

El Esqueleto se Divide en: 

  1. El esqueleto axial, que son los huesos situados a la línea media o eje, y ellos soportan el peso del cuerpo como la columna vertebral. Se encargan principalmente de proteger los órganos internos.
  2. El esqueleto apendicular, que son el resto de los huesos pertenecientes a las partes anexas a la línea media (apéndices); concretamente, los pares de extremidades y sus respectivas cinturas, y ellos son los que realizan mayores movimientos como el carpo (muñeca).




Esqueleto axial: 80 huesos aproximadamente

  • Huesos de la columna vertebral (raquis): 26 huesos aproximadamente
    • Cervicales (cuello): 7
    • Torácicos: 12
    • Lumbares: 5
    • Sacro: 1 (formado por la fusión de 5 vértebras)
    • Cóccix: 1 (formado por la fusión de 4 vértebras)
  • Huesos de la cabeza: 29 huesos
    • Cráneo: 8
    • Cara: 14
    • Oído: 6
    • Hioides: 1 (único hueso no articulado con el esqueleto)
  • Huesos del Tórax (25)
    • Costillas: 24 (12 pares)
    • Esternón: 1

Esqueleto apendicular: 126 huesos

  • Huesos de la cintura escapular: 4 huesos
  • Huesos de las extremidades superiores: 30 x 2
    • Brazo: 1 x 2
    • Antebrazo: 2 x 2
    • Mano:
      • Carpo (muñeca): 8 x 2
      • Metacarpo (mano): 5 x 2
      • Falanges (dedos): 14 x 2

  • En los miembros superiores y pectorales: 64
    • Brazos y manos: 60
    • Hombros: 2 clavículas y 2 escápulas.
  • En los miembros inferiores y pélvicos: 62
    • Piernas y pies: 60
    • Pelvis: 2 huesos pélvicos (formados por la fusión del ilion, isquion y pubis)


FUNCIONES
  • Actúan como sostén: Los huesos forman un cuadro rígido, que se encarga del sostén de los órganos y tejidos blandos.
  • Permiten el movimiento: Gracias a los músculos que se fijan a los huesos a través de los tendones, y a sus contracciones sincronizadas, el cuerpo se puede mover.
  • Protegen a los órganos: Los huesos forman diversas cavidades que protegen a los órganos vitales de posibles traumatismos. Por ejemplo, el cráneo o calota protege al cerebro de posibles golpes que pueda sufrir éste, y la caja torácica (o sea, las costillas y el esternón), protegen a los pulmones y al corazón.
  • Homeostasis Mineral: El tejido óseo se encarga del abastecimiento de diversos minerales, principalmente el fósforo y el calcio, que son muy importantes en funciones que realiza el organismo como la contracción muscular, lo cual es el caso del calcio. Cuando uno de éstos minerales es necesario, los huesos lo liberan en el torrente sanguíneo, y éste lo distribuye por el organismo.
  • Contribuyen a la formación de células sanguíneas: La médula ósea o roja, que se encuentra en el tejido esponjoso de los huesos largos (como por ejemplo la pelvis, las vértebras, etc), se encarga de la formación de glóbulos rojos o eritrocitos. Este proceso se denomina hematopoyesis.
  • Sirven como reserva energética: La médula ósea amarilla que es el tejido adiposo que se encuentra en los canales medulares de los huesos largos, es una gran reserva de energía.



MORFOLOGÍA

Los huesos poseen formas muy variadas y cumplen varias funciones. Con una estructura interna compleja pero muy funcional que determina su morfología:

A) Huesos Largos: Predomina la Longitud sobre el espesor y el ancho, tienen un cuerpo o diáfisis y dos extremos o epífisis (Húmero, Fémur).

B) Huesos Cortos: De pequeño tamaño, sus tres dimensiones (longitud, ancho y espesor) son semejantes, tienen forma de cubo (Carpo, Tarso).

C) Huesos Planos: De poco espesor, predomina la longitud y el ancho, es decir, aplanados (Huesos del Cráneo, Escápula).

D) Huesos Irregulares: No presentan forma o división predominante para su agrupación, son impares y se localizan en la línea media (Vértebras , Falange Distal).

Las superficies de los huesos tienen irregularidades y eminencias, lisas o rugosas que sirven para inserciones musculares y articulaciones como son:

  • Superficies articulares: Como la Cabeza del Húmero, Los Cóndilos del Fémur (Ver: Articulaciones)
  • Eminencias Extraarticulares: Llamadas Apófisis, Protuberancia, tuberosidad, cresta, líneao surco. Determinan los relieves óseos para las inserciones musculares y estructuras anatómicas.

Todos los Huesos están perforados por varios agujeros de pocos mm de diámetro llamados "Forámenes Nutricios" en donde entran los vasos encargados de su nutrición, algunos poseen perforaciones más grandes como el "Foramen Magno" (Agujero Magnum) del hueso occipital, que permite el paso de la médula espinal desde el encéfalo hacia los agujeros vertebrales.






Imagen
Fuente | Wikipedia